Los 3 errores más comunes en los ERP

Implementar un ERP o Sistemas de Recursos Empresariales es todo un arte, y es que no todos los proveedores de software empresarial cuentan con instrumentos que les permiten generar lealtad con sus clientes, lo que ocasiona traslados repentinos a otra herramienta que además de realizar sus funciones principales, los haga sentirse lo suficientemente seguros para manejar su información.

Algunas empresas ofertantes de TICs, pierden clientes sin saber cuál o cuáles son las razones principales por la que éstos migran a otras plataformas; muchas veces, solo es cuestión de escuchar al cliente y ser creativo” menciona Francisco Martínez, Director de Consultoría en Intelisis.

Por tal situación, la empresa mexicana dedicada al campo de las tecnologías de la información, Intelisis, nos menciona los errores más frecuentes que presentan los ERP, y que muchos proveedores de este instrumento hacen caso omiso, ocasionando pérdidas monetarias y de productividad para su empresa:

1.- No cubren la expectativa en cuanto a expansión. – En ocasiones, las empresas crecen más rápido de lo planeado, por lo que sus instrumentos tecnológicos deben de tener la flexibilidad de crecer a la par, es decir, entre más crecimiento exponencial, un ERP no debe quedar rezagado. Las fallas más comunes en estos casos son, la falta de soporte del software al momento que una empresa aumenta de sucursales y éste solo tiene una capacidad reducida para atender a pocas, así como las actualizaciones fiscales, al ser los cambios del SAT, bastante frecuentes, y ser responsabilidad de las empresas estar al corriente. De tal modo, la adaptabilidad del software debe ser oportuna para no provocar pérdidas o retrasos en las operaciones de cualquier empresa.

2.- Falta de innovación tecnológica. – Este punto hace referencia a aquellos softwares que no incluyen en sus herramientas o prácticas, innovaciones de punta, y que hacen que la TIC sea de mejor calidad. Tecnología que encontramos por ejemplo con los reemplazos de los códigos de barras en el sector de retail o de comercio, en el que el lector de las mercancías está definido con un chip integrado o etiqueta RFID (Radio Frequency Identificación), que contiene una antena emisora que se activa al solicitarle información, y que debe ser leída mediante un software adecuado para su registro, tanto de inventario, como de compra y venta. Muchos proveedores llegan a perder clientes por el simple hecho de que el software no se puede adaptar a este tipo de inventos tecnológicos.

Otro ejemplo, es la actualización en cuanto a la infraestructura, pues algunos continúan con el uso de servidores en bodega, excluyendo el uso de la nube virtual, así como el rezago en cuanto a las versiones de las bases de datos que llegan a cambiar de una a dos veces por año.